Formación informática

Java | Joomla | MySQL

Debian - Tema 5.7: conceptos básicos sobre comandos

Antes de comenzar a explicar los primeros comandos vamos a explicar las nociones fundamentales de qué es un comando y cómo se usan.

Este artículo está dirigido para las personas que se inician en el fabuloso mundo de los comandos. Si este es tu caso, léelo atentamente y no pases hasta el siguiente punto hasta haberlo comprendido. Si eres un usuario avanzado, puedes saltártelo sin problema.

1.1. ¿Qué es un comando?

Es una instrucción u orden que el usuario proporciona a un sistema informático, desde la línea de comandos (en el caso de  Debian: shell) o desde una llamada de programación. Puede ser interno (contenido en el propio intérprete) o externo (contenido en un archivo ejecutable).

Suele admitir parámetros (argumentos) de entrada, lo que permite modificar su comportamiento predeterminado. Suelen indicarse tras una barra "/" (en sistemas operativos DOS) o un guión simple "-" o doble "--" (en sistemas operativos Unix).

Los comandos tienen opciones que pueden ser ejecutadas por cualquier usuario o solamente por un usuario con privilegios de administración. En el segundo caso, dará un error indicando que no disponemos del permiso adecuado para ejecutar el comando.

COMANDOS DEBIAN

1.2. Sintaxis de los comandos

En su forma más simple, sin ningún tipo de argumento o modificador, un comando se lanza escribiendo su nombre en la línea de comandos:

josemariatc@debian:˜$ nombre_comando

Sim embargo, existen pocos, por no decir ninguno, comando que sean útiles en la forma anterior. Lo más habitual es que haya que especificar uno o varios argumentos, que se añaden a continuación del comando en la misma línea y separados entre ellos por un espacio. Un argumento típico suele ser el nombre del archivo sobre el que actuará el comando:

josemariatc@debian:˜$ nombre_comando argumento1 argumento2

La salida o visualización de un comando GNU/Linux se puede modificar mediante una o varias opciones, que son específicas para cada comando y provienen habitualmente de las aportaciones heredadas de los sistemas Unix anteriores (monocarácter) o del sistema GNU (cadenas largas).

1.2.1. Opciones monocarácter

Cómo su propio nombre indica, están compuestas de un carácter. Generalmente, van precedidas del carácter signo menos (-) o, en raras ocasiones, por el signo más (+). Pueden añadirse varias opciones separadas por un espacio, siendo esta la forma más formal de escribirlas. Cuando se añaden varias opciones seguidas el orden de los factores no altera el resultado:

josemariatc@debian:˜$ nombre_comando –o

josemariatc@debian:˜$ nombre_comando –o –p –t

josemariatc@debian:˜$ nombre_comando –t –p -o

También pueden añadirse uno o más argumentos con o sin combinar con unas o varias opciones:

josemariatc@debian:˜$ nombre_comando -o –p argurmento1 argumento2

Las opciones monocarácter pueden agruparse, suprimiendo los guiones y espacios intermedios, siendo equivalentes a la expresión separada:

josemariatc@debian:˜$ nombre_comando –opt

Cuando se utilizan ambos signos, el resultado del comando podrá ser distinto en cada caso particular:

josemariatc@debian:˜$ nombre_comando –o

josemariatc@debian:˜$ nombre_comando +o

josemariatc@debian:˜$ nombre_comando o

El  origen de las opciones introducidas con el signo menos suele estar en comandos desarrollados para los sistemas que responden a la norma Unix98[1] mientras que los que no requieren guión proceden de los Unix de la familia BSD.

COMANDOS FEDORA

1.2.2. Opciones largas

Suelen ser opciones añadidas en el marco del comando GNU, siendo normalmente palabras inglesas completas y explícitas de su utilidad. Van precedidas de dos guiones:

josemariatc@debian:˜$ nombre_comando --version

También pueden llevar parámetros, separado por un espacio de las opciones:

josemariatc@debian:˜$ nombre_comando –version parámetro.

Si vamos a usar a la vez opciones y argumentos en un comando tenemos que evitar cualquier posible ambigüedad en el significado de la orden. Esto se consigue separando las opciones de los argumentos en la línea de comandos intercalando dos guiones. De esta forma nos aseguramos que el Shell interpreta todas las cadenas de caracteres introducidas después de los guiones como argumentos del comando. Un ejemplo: en el primer caso existiría ambigüedad mientras que en el segundo habríamos resuelto el problema:

josemariatc@debian:˜$ nombre_comando –a –b

josemariatc@debian:˜$ nombre_comando –a -- –b 

[1] http://www.unix.org/unix98.html

 Debian - Tema 5.6: atajos de teclado <- | ->  Debian - Tema 5.8: primeros comandos 
   GNU/Linux - Temario

Escribir un comentario

Aunque los comentarios no expresan la opinión del administrador del sitio web, éste si que tiene una responsabilidad legal sobre lo que aparece. Por lo tanto, habrá una labor de moderación de los mensajes. No se permitirán mensajes ofensivos ni publicidad


Código de seguridad
Refescar

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-Ley 13/2012, de 30 de marzo. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. . Más información